No se trata de cautivar a España sino de cautivar a vascos y navarros

4 agosto 2012

No hay que cautivar a España como decía Josu Jon Imaz, hay que cautivar a los vascos y navarros con un proyecto político, económico y social atractivo, un Estado Navarro moderno y plurinacional dentro de los Estados Unidos de Europa que se sitúe a la vanguardia de la construcción europea basada en las personas y no en los mercados.

Comparaciones y similitudes entre mis dos “monotemas”: Crisis económica y conflicto político en Euskadi

3 agosto 2012

Hoy me he animado a retomar este blog después de ausentarme durante un tiempo, espoleado por el artículo de Antonio Elorza que se puede leer en el País de hoy.

Desde hace algún tiempo, quizás cansado hasta cierto punto del “monotema vasco”, me había interesado más, quizás por ser economista de formación (con la cantidad de metáforas procedentes de la medicina para explicar la situación de crisis, confieso además que soy doctor en economía), por el debate sobre las alternativas para salir de la crisis, mi “nuevo monotema”.

El caso es que vislumbro ciertos paralelismos entre ambas cuestiones, el monotema vasco y el nuevo monotema de la crisis económica en la que estamos inmersos, porque ambos reúnen elementos que son muy similares.

El primero de ellos es la carga ideología en el intento de proporcionar explicaciones pseudocientíficas. En ambas situaciones, las exposiciones ideológicas vienen disfrazadas de explicaciones de tipo académico, que, firmadas además por un Catedrático de Ciencia Política, como en el caso del artículo mencionado, le otorgan un halo más científico e irrefutable a sus argumentos, casi como incuestionables.

Nada más lejos de la realidad. ¿Cómo se pueden explicar si no la introducción de valoraciones subjetivas que destilan aromas embriagadores para aquellos que quieren ver confirmada científicamente su ideología nacionalista española?  Esta frase del artículo mencionado es una buena prueba de ello: “Ahora cobra fuerza la perspectiva de que Cataluña tome la delantera, después de la catastrófica maniobra de Zapatero y Maragall al impulsar un nuevo Estatuto”.

Esta valoración recuerda a aquella que argumentan los republicanos en Estados Unidos para criticar las tímidas políticas keynesianas para estimular el crecimiento en Estados Unidos y que Paul Krugman consideró insuficientes nada más conocer el montante que iba emplear. Es lo que tiene quedarse corto y no ser audaz a la hora de apostar decididamente por una determinada estrategia. Todos acaban enfadados, unos porque se les sirve en bandeja un argumento más para reafirmar su ideología neoliberal y confirmar nuevamente que el gasto público no estimula la economía y otros porque finalmente ven frustradas sus expectativas.

Exactamente lo mismo que ocurrió de hecho con la reforma del Estatuto de Catalunya. Para los centralistas y nacionalistas españoles lo de Zapatero y Maragall fue una catastrófica maniobra porque pretendía dar más autogobierno a Catalunya (España se rompe) y para los más soberanistas supuso simplemente una tremenda frustración plasmada en la histórica manifestación de Barcelona.

Pues bien, de la misma manera que en el tema de la crisis económica comparto y comulgo con las explicaciones de Krugman, considero que las políticas de austeridad (y las centralistas) representan recetas regresivas frente a las apuestas por mayor gasto público ( y descentralización basada en el derecho a decidir) que representan verdaderos estímulos y muestra de convicción en la capacidad de lo público y lo democrático por salir de esta crisis con una sociedad más democrática que cree y valore la cosa pública frente a la cultura autoritaria de los mercados y de las naciones-estado.

Y es que el propio Felipe González afirmaba recientemente en una entrevista en El País, que si bien Alemania se equivocaba en el plano económico para salir de la crisis, en el plano político era Francia quien frenaba dicha salida de la crisis por primar los intereses centralizadores frente a la necesidad de construir una unión política europea, más alineada con el espíritu federalista alemán que con la cultura jacobina francesa.

De ahí mi teoría, que expondré en algún otro momento, de que Europa no se puede construir bajo los actuales Estados nación sino que sólo se puede forjar desde movimientos nacionalistas que se expresan de forma minoritaria en los Estados Nación (Escocia, Catalunya, Euskadi, Gales, Bretaña, etc.) y que ven en Europa una salida para dejar de estar sometidos a dichos Estados y co-crear de forma voluntaria unos Estados Unidos de Europa (EUE) basados en la unión voluntaria de pueblos. Los estados que han sabido construir estados plurinacionales probablemente se mantendrán como tales en esos EUE mientas que aquellos que no han sabido crear ese clima, se disgregarán para que cada nación forme parte de esos EUE con nombre propio.

En este sentido, Euskadi o Euskal Herria (Yo prefiero el término Nafarroa), tiene el reto de forjarse como uno de esos Estados Unidos de Europa, con nombre propio, mientras se constituye a la vez como un Estado plurinacional en el que pueden convivir vascos, españoles, vasco-españoles, gallegos, catalanes, etc.). Bastaría con que fuese aprendiendo de los errores que cometió España y que no debería replicar por las ansias de algunos de erigirlo como un Estado mononacional que excluyera los sentidos de pertenencia a otras naciones. En ese caso habríamos cambiado de collar pero seguiríamos siendo igual de perros.

Carta abierta al Presidente Zapatero

12 diciembre 2011

Señor Presidente,

Viendo que su gobierno tiene la facultad de promover y ejecutar indultos, le agradecería que considerase el indulto a Otegi y Usabiaga para que de este modo sigan trabajando por la pacificación en el País Vasco. Sería una buena forma de pasar de los dichos: “la paz no tiene precio político pero la política puede hacer mucho para alcanzar la paz”, a los hechos. Es inconcebible que estas dos personas, artífices del momento de esperanza que vivimos en Euskadi, permanezcan en prisión, un anacronismo que usted puede resolver culminando de este modo su mandato con una decisión que reforzaría su papel como el Presidente del gobierno español que más y mejor trabajó por la paz en Euskadi y en España.

Atentamente

Bakeaorain

Lo políticamente útil en estos momentos

6 diciembre 2011

Hacía tiempo que no escribía en este blog pero las recientes declaraciones de Jesús Eguiguren y la entrevista en streaming a Luis R. Aizpeolea de esta semana en El País me han animado a retomar el blog.

Me sorprendió hace unos días la declaración de Eguiguren cuando criticó a su compañero de partido José Bono cuando éste expresó su deseo de que el próximo líder del PSOE no tenía que tener complejos para gritar “viva España”, replicándole que lo que tenía que ser capaz es de gritar “viva la Constitución”. Me imagino que incluyendo por lo tanto su artículo 2, ese que menciona “la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”. Hoy, sin embargo, Patxi López no ha acudido a su celebración. Curioso.

Como curioso es que Eguiguren salte esta semana para destapar presuntas conversaciones entre el Gobierno y ETA para precipitar su declaración de cese definitivo de la violencia y organizar la conferencia de paz de Donosti, a la que por cierto solo debió acudir él personalmente por parte de su partido, mientras el Lehendakari Patxi López brillaba por su ausencia (su única forma de brillar, por cierto).

Como curioso es que Eguiguren manifestara la semana pasada que el PSE tiene que desmarcarse del PP si Rajoy no retoma el incipiente proceso de paz que se avecina en Euskadi. Y todo porque la prioridad, según sus palabras, era la paz.

Sin embargo, viendo los hechos, Eguiguren no ha tenido empacho en romper la necesaria discreción que exige el incipiente proceso de paz, lo que me hace dudar sobre su verdadero objetivo. Y es que ha debido llegar el momento de que el PSE, que acumula desastre tras desastre electoral desde su pacto para acceder a la Lehendakaritza de la mano del PP, marque distancia y empiece a sacar del baúl de los recuerdos su careta vasquista.

Y es que si nos atenemos al “modus operandi” de Eguiguren, todo esto no resulta tan curioso sino que forma parte de un estilo de hacer política. Y es que cuando las elecciones se acercan, y me da la sensación de que en Euskadi llegarán antes de lo previsto, todo desafío, incluyendo la paz, incluso para Eguiguren, pasan a un segundo plano. Todo por el poder y la poltrona y ya sé que esto no es patrimonio de Eguiguren. Pero sí he de reconocer que me duele más que lo practique una persona que sí ha trabajado por la paz en Euskadi, eso sí, cuando no había elecciones de por medio.

Me explico, en el post que escribí el 7 de abril de 2008 recogía las siguientes afirmaciones de Jesús Eguiguren aparecidas en una entrevista en Diario Vasco:

“Las conversaciones de Loiola tuvieron una lógica, llegar a un gran acuerdo político en Euskadi para reformar la autonomía actual. Otra cosa es que si no vamos a acabar con el terrorismo y no vamos a incorporar a la izquierda abertzale, lo que se habló en Loiola, sin negar su validez e importancia, deja de ser políticamente útil en estos momentos.”

“Aquí no hay que cambiar de marco político, sino cambiar de gobierno”

La postura del PSE, capaz de hablar con ETA de cuestiones políticas en Loiola mientras se negaba a tratarlas con el Lehendakari Ibarretxe me pareció indignante. Pero el “deja de ser políticamente útil en estos momentos” y “aquí no hay que cambiar de marco político, sino cambiar de gobierno”, dejaba claro en aquel momento que había que sacar a al PNV del Gobierno. Aparcó el trabajo para acabar con la violencia para centrarse en lo que era realmente útil en aquel momento, hacerse con Ajuria Enea.
Parece que Eguiguren se ha dado cuenta que el acuerdo con el PP deja de ser políticamente útil en estos momentos y ahora ya no toca cambiar ni de marco político, ni de gobierno, sino de pareja. Y da igual si se pone en riesgo la discreción necesaria en el proceso de paz dado que, sin negar su validez e importancia, deja de ser políticamente útil en estos momentos dado que urge demostrar a la sociedad vasca que el PSE ( yo diría Eguiguren), sí ha trabajado por la paz.

Pero el problema del señor Eguiguren no es el PP. A mi modo de ver, su problema, al igual que el de todos los vascos, es tener a un Lehendakari incapaz de liderar nada y de una ineptitud sin precedentes en ese cargo. Una ineptitud que seguramente, resultará difícil de superar en el futuro por cualquier otro aspirante a tenor de cómo ha dejado el listón. No serán los libros o las declaraciones irresponsables las que acaben con la hemorragia de votos en el PSE. Lo mejor que podrían hacer es convocar lo antes posible elecciones al Parlamente vasco y buscar un nuevo candidato, no me puedo creer que no tengan nada mejor en el PSE, seguro que sí.

20111208-135412.jpg

Hoy hace 10 años

30 julio 2011

Tal día como hoy hace 10 años, según nos cuenta Juan José Ibarretxe en sus memorias políticas (páginas 151-153), el Lehendakari se reunió con José María Aznar por última vez siendo éste Presidente del gobierno español. Una reunión en la que el Lehendakari le pedía a Aznar alimentar menos la confrontación y trasladar un mensaje a la sociedad española dirigido a buscar el acuerdo. Aznar a esto le contestó: “en el caso vasco, Lehendakari, tendrá que ser la derecha la que desarrolle los acuerdos políticos con vostros. Nadie tienen ningún tipo de duda de la idea de España que tenemos el PP y yo mimso. Por el contrario, si a un presidente socialista se le ocurriera hablar del problema vasco, o hablar de sobaranía, o de negociaciones en torno al derecho a decidir del Pueblo Vasco, entonces sí que suscitaría una reacción por parte de la opinión pública en España. Una reacción absolutamente contraria; nos los comeríamos.Sine embargo, cualquier presidente de la derecha, sea yo u otro, tiene claramnte ganada ante la opinión pública una posición y un ascendiente en torno a la idea de España y, en su caso, en torno a las concesiones políticas que hubiera que hacer”. Antes de decir esto, Aznar le había comentado previamente al lehendakari: “no te preocupes,, la opinión pública de la sociedad española se puede cambiar en muy corto tiempo”.

Dicho esto, creo que ETA debería acelerar los ritmos del abandono de las armas antes del 20-N su final se produzca con el Gobierno que arrancó el último proceso de paz por muchos fallos y errores que cometiera. Yo creo que sería una buena forma de que el 20-N sea un día negro para la ultraderecha española y no lo vuelva a ser para la IA. Aunque ocurra lo que ocurra en esa fecha, la estrategia de la IA no debiera verse afectada. Quedan cuatro meses para la esperanza, para sentar las bases de un proceso de paz que nadie podría desmontar con su llegada al poder sino rubricar.

Granujas a todo ritmo

26 mayo 2011

We are in a mission from God”, eso deben pensar al menos Patxi López y Alfonso Basagoiti. Una misión para salvar a Euskadi de los vascos que sólo son vascos, la mayoría social dicho sea de paso. Esa fe les lleva a cometer verdaderas contradicciones y prescribir recetas que ellos mismo son incapaces de aplicarse. Y es que ven la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio. Las reacciones y declaraciones ante los resultados electorales en Euskadi y en España arrojan un mar de contradicciones que no hacen sino ahondar en el alejamiento creciente del PSE y el PP con respecto a la realidad social vasca.

Aquí van algunas actitudes de lo más chocantes desde mi punto de vista:

La más curiosa ha sido la salida de Patxi López exigiendo un congreso en el PSOE. Lo más chocante es que una persona con capacidad propositiva nula que destaca por su seguidismo y su nulo liderazgo de repente haga una propuesta. Dado su carácter, me juego el pescuezo que lo que hace en este caso es actuar como portavoz de quienes quieren a Rubalcaba como sucesor de Zapatero. Sus celos por la buena relación que Zapatero mantiene con Urkullu más la sintonía de Ares con Rubalcaba hacían de Patxi el mejor portavoz para cargar las culpas en ZP y de paso facilitar la elección de Rubalcaba como Secretario General y próximo candidato a las elecciones generales. Pero no nos olvidemos que Patxi ha logrado situar al PSE como tercera fuerza política en Euskadi. ¿No será él quien tenga que proponer un Congreso en Euskadi para ver si están haciendo algo mal y elegir a un nuevo líder?

La siguiente curiosidad que tampoco está nada mal es la del PP pidiendo elecciones anticipadas en España dada la debacle socialista. Los del PP se han puesto cachondos y eso que la extrapolación de los datos a unas generales no les otorga la mayoría absoluta. Me recuerda a la excitación de Patxi a raíz de las elecciones generales de 2008 por los resultados del PSE en Euskadi, logrados por cierto gracias a Zapatero y no a su carisma, nulo por otro lado. El caso es que si fuesen coherentes, el PP debería pedir igualmente elecciones anticipadas en Euskadi dado que gobierna la tercera fuerza política con el apoyo de la cuarta. Si en España se tuviese que dar un adelanto electoral, en Euskadi tendrían que anular con carácter retroactivo las elecciones autonómicas de hace dos años.

La tercera broma la plantean conjuntamente el duo PP-PSOE que defienden que gobierne la lista más votada cuando sabemos lo que ocurrió en las elecciones autonómicas de Euskadi. La desvergüenza es tal que para colmo ahora se atreven a pedir al PNV que se alíe con ellos para que, en el caso de que sea Bildu esa primera fuerza política, eviten que ésta gobierne. Esto ya es la mayor desfachatez que he visto en política. Primero echan al PNV del gobierno siendo con claridad la primera fuerza política en Euskadi y después quieren que les apoyen para evitar que Bildu gobierne donde haya resultado la primera fuerza política. El argumento esgrimido por Pastor del PSE tiene bemoles pues argumenta esta decisión por la escasa capacidad de gestión Bildu. Genial! Quizás como él ha visto en su propia casa esa nula capacidad, ahora le ha entrado una especie de responsabilidad social para alertar a los ciudadanos y de paso recordarles su pobre madurez social y política por haber elegido a una fuerza política que dicho sea de paso, el PSOE ha aupado con su actitud cobarde de delegar en la justicia una decisión política.

Por todo ello, sólo se me ocurre pensar que esta gente del PP y del PSE se encuentran en trance y se creen que están en una misión divina.

Hagamos presente el futuro

3 mayo 2011

Este post lo he escrito para el blog de Lokarri proceso de paz: http://procesodepaz.org/hagamos-presente-el-futuro/

Hoy todavía se agolpan sentimientos de rabia e impotencia al ver lo mal que se está gestionando esta oportunidad sin precedentes para lograr una paz duradera en Euskadi. Voy a intentar ordenarlos apoyándome en citas que resumen de alguna manera este sentir. Y es que resuenan palabras y frases de políticos que desgraciadamente distan mucho de los hechos que los acompañan:

La política tiene que ser pedagogía y tiene que ser liderazgo. En parte es hacer presente el futuro, y para eso hay que tener una visión de futuro”, Javier Solana.

La paz no tiene precio político pero la política puede hacer mucho para alcanzar la paz”. Esta es de José Luis Rodríguez Zapatero, ni más ni menos.

Acabo con una cita de Keynes de su obra maestra, las consecuencias económicas de la paz, escrita en 1919 y donde refleja su discrepancia por el Tratado de Versalles que ponía fin a la Primera Guerra Mundial pero que encerraba a su vez el germen de la Segunda, dada la sed de venganza y la humillación a la que se sometió a Alemania. Dice así: “Hay pocos episodios en la Historia, que la posteridad tenga menos motivo para perdonar: una guerra emprendida en defensa de la santidad de los compromisos internacionales, y que acaba con la infracción, por parte de uno de los campeones victoriosos, del más sagrado de esos compromisos”. Basta con cambiar el término “internacionales” por “democráticos” y la cita podría ser tristemente válida para el caso que nos ocupa.

Parece por lo tanto que la paz es demasiado importante como para dejarla sólo en manos de los políticos. Sus cálculos electorales relegan la ética exigible a un segundo plano. La hipocresía y cinismo forman parte de la cultura política. No podemos dejar por lo tanto que esta forma de actuar arruine este momento. Necesitamos pensar la política en mayúsculas, esa que requiere de grandes líderes que hoy brillan por su ausencia. Huérfanos como estamos, no podemos resignarnos a la mediocridad, no nos lo merecemos y en nuestras manos está cambiar las cosas.

No se trata en cualquier caso de caer en la provocación o en el victimismo. Aprendamos a ser prácticos, abramos los ojos, seamos menos dogmáticos y tengamos cintura para driblar al rival. En el rugby, mi deporte, a veces te tienes que sacrificar como jugador, fijar al rival, dar el pase y aguantar el placaje para que el compañero al que le has pasado el balón ensaye. Si el rival quiere atascar el juego porque su delantera es más fuerte, hay que mostrar agilidad para desplegar el juego “hasta el ala”. El 22 de mayo, con los jugadores que el árbitro haya dejado en el terreno de juego, tenemos que ensayar a favor del derecho a decidir, del respeto a todos los derechos fundamentales como clamor para lograr la paz y la normalización política. Simplemente recordemos la frase de Javier Solana de más arriba, “La política tiene que ser pedagogía y tiene que ser liderazgo. En parte es hacer presente el futuro, y para eso hay que tener una visión de futuro”. Y mi visión de futuro es una Euskadi en paz y que decide por sí misma, sin imposiciones ni impedimentos, su papel en esta aldea global. Pues eso, hagamos presente el futuro.

Golpe de Estado

2 mayo 2011

El Estado español acaba de dar un Golpe de Estado en Euskal Herria. Una victoria pírrica porque con esa medida lo que van a conseguir es un tsunami de independentismo y reivindicación del derecho a decidir. No han entendido o no han querido entender, no sé qué es peor, que la izquierda Abertzale ha dado un giro de 180 grados a su estrategia política, ni más ni menos, la que le pedía el Gobierno de España. Tampoco han visto o querido ver que tanto EA como Alternativa se han acercado a la Izquierda Abertzale ayudándole a “bajar del monte”.

Con ello, lo que demuestra el Estado Español es que no quiere la normalización política en Euskadi. Si primero han logrado la Lehendakaritza, ahora quieren otras Instituciones. Pero la avaricia rompe el saco y eso es precisamente lo que va a ocurrir. Esperemos que el PNV se deje de transacciones de bajo perfil y se dé cuenta que el Gobierno de Madrid le ha vuelto a tomar el pelo y ya van ni se sabe. Esperemos igualmente que estas decisiones de las Instituciones españolas no varíen el rumbo estartégico de la Izquierda Abertzale y que se olvide de ETA de una vez por todas. El camino emprendido es el correcto y el que más incomoda al Gobierno de España. No caigamos en el victimismo pero indignémonos y reaccionemos como se merece, con fé en nuestras posibilidades y como decía Otegi, que nadie trabaje para el enemigo.

Empecemos desde mañana mismo, trabajemos el corto, el medio y el largo plazo. No subamos al monte, eso es lo que pretenden y no lo lograrán. En estas elecciones hay que votar opciones abertzales y progresistas que miren al futuro con esperanza y que trabajen por establecer la normalización política y la pacificación.

Gora Euskadi Askatuta

¡Indignaos!

17 marzo 2011

Es el título del libro de Stéphane Hessel cuyo prólogo está escrito por mi siempre admirado José Luis Sampedro. Un título que viene de perlas para el asunto que me suele ocupar en este blog. Y lo digo porque ayer mismo, en una nueva aparición estelar de Jesús Egiguren, mostraba su indignación por la falta de sentido de Estado que muestran gobierno y oposición en España. Bienvenido Jesús a la tribu de los indignados por este motivo. Bienvenido también a la tribu de los que llevamos tiempo señalando la falta de valentía política de Zapatero a la hora de abordar la pacificación. Bienvenido también a esta tribu que vemos España como un país en el que la policía judicializa, la justicia hace política mientras los políticos se dedican a zaherirse y a reírse los unos de los otros, y de paso de nosotros. No me atrevo a decir que el tiempo te ha dado la razón porque ahora, querido Jesús, no defiendes lo que defendías en el anterior proceso de paz (¡Cuántas veces te habré criticado en este blog con argumentos como los que tú ahora defiendes!). Y aunque sigas empecinado en decir que la ley de partidos que tanto has defendido es la que nos ha permitido llegar a esta situación, yo te diré que sí, nos ha permitido efectivamente arrastrar más tiempo del necesario esta situación a la que bien se podría haber llegado antes, de haber facilitado las cosas a los que en la IA defendían la política como vía exclusiva para alcanzar fines políticos. Pero, del mismo modo que le dábamos la bienvenida a la IA por su valentía a la hora de apostar por SORTU, también te la damos ahora a ti y a las tímidas voces que desde lehendakaritza empiezan a oírse para señalar la necesidad de preservar la coherencia de los “demócratas”. Resulta de lo más curioso que la torpeza mayúscula del Gobierno de Zapatero permita servir en bandeja de plata “la batalla de la credibilidad” a la IA. Y eso es precisamente lo que está ocurriendo cada vez que se añaden nuevos pretextos para no legalizar a SORTU.

Pues sí, tenemos muchos argumentos para indignarnos por la actitud del Gobierno de España por su incapacidad y parálisis para liderar el final de la violencia poniendo en valor de forma pedagógica la victoria de la democracia que supone el abandono del apoyo político y social a la lucha armada como medio para lograr fines políticos. Es una absoluta necedad que este momento que tanto tiempo hemos anhelado sea gestionado con tanto desprecio. No se puede n hacer peor las cosas hasta el punto que se le concede de este modo la victoria moral a quienes no han sabido hasta hoy que la violencia no nos lleva a ninguna parte. Por este motivo, espero y deseo que, aunque esta necedad acabe con la ilegalización de SORTU, la IA siga por el camino emprendido. Como dice Stéphane Hessel, “tiene que resultar embarazosa la eficacia de una no violencia que tiende a suscitar apoyos, comprensión, la complicidad de todos aquellos que en el mundo son adversarios de la opresión”.

“la batalla por la credibilidad”

20 febrero 2011

La batalla por la credibilidad”, así reza el título del artículo de Luis Aizpeolea en El País. Desde mi punto de vista, parece mentira, pero esa batalla de momento la tiene ganada la Izquierda Abertzale. Y eso que los activos de la IA no invitaban a pensar que esa victoria fuese suya tras las decepciones que hemos cosechado desde Lizarra Garazi quienes apostábamos por un final dialogado de la lucha armada en Euskadi.

Sin embargo, quienes lograban victorias policiales y judiciales paradójicamente pueden acabar perdiendo la batalla de la credibilidad. Y es que el señor Rubalcaba, sin necesidad de remontarnos a años oscuros de gobiernos socialistas liderados por Felipe González, ese del que tantos alaban su astucia, está perdiendo ni más que menos el terreno de la credibilidad y ni más ni menos que ante la Izquierda Abertzale.

No se comprende cómo, el Gobierno Socialista ha dejado en manos de los jueces una decisión política que podía haber apuntalado un proceso de paz irreversible en Euskadi , la única baza que tienen los socialistas para remontar las encuestas. No tienen nada que perder pues difícilmente podrán caer más abajo y sin embargo, no se sabe si por miopía propia o por miedo escénico al PP, no han sabido vender como una victoria de la democracia la presentación de los estatutos de Sortu. Una victoria en la medida que Sortu ha sido la respuesta de la izquierda Abertzale a la insistente pregunta de Rubalcaba en la que exigía a la Izquierda abertzale que eligiese entre bombas y votos. Pues bien, una vez que la Izquierda Abertzale le responde que elige los votos, Rubalcaba cambia de criterio y pide al Tribunal Supremo la no legalización de la IA por tratarse de una continuación de Batasuna, un argumento tan evidente como desastroso por poner en bandeja la victoria de la credibilidad a la Izquierda Abertzale. Parece como si Rubalcaba hubiese deseado la respuesta “bombas” en lugar de la de votos. Continuidad sí pero catarsis también en beneficio de la democracia y de la paz.

El clamor silencioso pero ensordecedor a la vez de ayer en Bilbao fue rotundo y claro. No supedita la paz a la legalización pero ésta puede hacer mucho por lograr la paz. Es una actualización de la frase de Zapatero en el fallido proceso de 2006. “La paz no tiene precio político pero la política puede hacer mucho por alcanzar la paz” decía. De ayer no se pueden extraer lecturas electorales. Muchos acudimos por sentido democrático y porque reconocemos el esfuerzo de la IA por el camino emprendido y queremos mirar hacia adelante sin que un retrovisor excesivamente grande nos lo impida. Cuando lleguen las elecciones los ciudadanos sabremos poner a cada uno en su sitio, pero ese sitio se lo tienen que ganar día a día y nadie podrá vivir de las rentas del pasado sino de sus actuaciones presentes y futuras que son las que irán forjando la credibilidad y honestidad de cada uno.